POR EL MANTENIMIENTO DEL SISTEMA PÚBLICO DE PENSIONES

Desde el Espacio Comunista de Base Comarca de la Vega saludamos la lucha de la clase obrera por la mejora de sus condiciones de vida, y en este sentido la lucha por las pensiones, producto de las conquistas sociales es un aspecto más de la lucha de clases que se está dando ; siendo la clase obrera la hacedora de la historia y productora de la riqueza social y los jubilados parte de esa clase, los cuales aplicando principios de solidaridad y ayuda mutua en el pueblo apoyan con dicha pensiones a familiares a los que el capitalismo arroja a situación precaria.

Ante estas reivindicaciones Rajoy plantea que no hay recursos, sin embargo ahí están un puñado de multimillonarios que son cada vez más ricos y un PIB de más de un billón de euros que mayormente se lo apropia la burguesía, y además se ayuda con miles de millones de dinero “público” al Capital mientras la participación de los salarios en la riqueza creada disminuye a pasos agigantados.

Es justo y correcto luchar para arrancar a la burguesía parte de la riqueza social de la que se apropia sistemáticamente, y en este marco la lucha por el mantenimiento del sistema público de pensiones, exigiendo que el capital pague más impuestos, que las pensiones se carguen a los presupuestos generales del estado, que su incremento sea no solo igual sino superior al IPC para mejoría del poder adquisitivo de los jubilados.

Hay que tener presente también que no hay solución para la clase obrera sin la revolución socialista, ya que el capital tratará de conculcar siempre sus derechos, hoy con más reaccionarización y violencia ( véase el aumento de sueldos a policía y guardia civil para consolidar el aparato estatal de opresión, mientras rebaja salarios a los obreros y pensiones a jubilados) ante la cual será necesaria la rebelión justa de los trabajadores.

Por todo ello hay que luchar por las reivindicaciones ligándolas a la organización del proletariado, la constitución y reconstitución del Partido Comunista en lucha contra el reformismo burgués de las mafias sindicales, el revisionismo de todo tipo, el imperialismo y la reacción mundial.

¡DEFENDER LAS CONQUISTAS DE LA CLASE OBRERA POR SUS PENSIONES!

¡VIVA LA REVOLUCIÓN PROLETARIA!

Temas destacados: Pensiones y huelga feminista 8 de marzo

Para este Espacio Comunista de Base, hay dos temas estos días que destacan por encima de otros.

La ofensiva, una más, contra el sistema público de pensiones, y la huelga general feminista del 8 de marzo.

En cuanto al primero de los temas, informar que como ECB comarca de la Vega, nos hemos incorporado al tra bajo político dentro de la Coordinadora Sur en defensa del Sistema Público de Pensiones.

Que nos encontramos en un punto álgido de la movilización social y de la lucha de clases, hemos de aprovechar para llegar con nuestros postulados al mayor número posible de trabajadorxs.

Deberemos de hacer también memoria para recordar y a la vez desenmascarar a todas aquellas organizaciones ya sean políticas o sindicales, que dicen defender los intereses de la clase trabajadora, pero luego se  sientan a firmar todo lo que les ponen por delante.

Es bueno decir que esta ofensiva contra las pensiones públicas, no solo es  contra las pensiones, si no contra todo lo que huela a público, tanto enseñanza como sanidad, etc…, es la continuación de lo que en su momento empezó con la llamada crisis del petróleo de los años setenta, pero que en realidad fue una crisis de sobreproducción, y de pérdida en la tasa de  ganancia, después de casi tres décadas creciendo constantemente, dentro de lo que se dio en llamar el estado de bienestar.

Pero los apóstoles del neoliberalismo, necesitaban ir comiendo terreno y derechos a la clase trabajadora a la par, que iba minando de forma continuada a la economía del campo socialista.

Tras el derribo del muro, y la desaparición de la URSS, los voceros del capitalismo, pronosticaron el fin de la historia, y tuvieron el campo libre,ya que las organizaciones de clase obrera habían abrazado también los postulados del capitalismo, renunciando a sus antiguas ideas de emancipación de lxs trabajadorxs.

En nuestro país, el proceso corrió paralelo, siendo sobre todo el PSOE quién empezó a crear reformas de las pensiones, haya por el año 1985, además de haber creado la famosa comisión “Abril Martorell”, supuestamente compuesta por expertos en la materia, que debían elaborar un informe sobre la sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones, curiosamente, las conclusiones de esa comisión, coincidían con lo que desde la banca y grupos aseguradores sostienen, es decir la insostenibilidad de nuestro sistema.

Desde entonces, han sido ya varias las reformas, tanto laborales cómo de las pensiones, que diferentes gobiernos de diferentes organizaciones han realizado, algunas de las reformas de las pensiones incluso con la firma de los sindicatos mayoritarios, como se puede ver en el cuadro anexo.

Y nuestra pregunta es ¿ pueden tener alguna credibilidad, organizaciones que han firmado acuerdos, claramente perjudiciales para la clase obrera ?. ¿pueden tener credibilidad quien se sienta a la mesa en los pactos de Toledo, y ve como dilapidan nuestros derechos, sin hacer nada?.

CONTINUARÁ…

Comunicado – Acto del Che

 

 

 

El sábado 14 de octubre fue un día feliz y a la vez triste, para los miembros del Espacio Comunista de Base Comarca de la Vega.

Feliz, porque celebramos junto a otras organizaciones de nuestro entorno, tanto físico, como político, un acto homenaje al Che, que salió a pedir de boca, tanto de público como por las personas que colaboraron con nosotros.

Agradeciendo a los representantes de la embajada cubana, así como también al compañero José María Alfaya, como al grupo musical Los Incrédulos con el cantautor Juanjo Anaya al frente, su participación y buen hacer en la labor desarrollada.

Con este acto, hemos iniciado junto a compañerxs de otras organizaciones, un camino que creemos el necesario para la reconstrucción del comunismo, y ese camino de momento, pasa por la unidad de acción en todo aquello en lo que podemos trabajar juntos, cada cual desde su propia idiosincrasia, y con el respeto mutuo que se deben entre organizaciones afines.

Pero a la vez triste e indignante, porque una organización que se supone comunista y afín, y a la cual se había invitado a participar, en principio nos comentó que en sus planes de trabajo no entraba un acto de estas características y que no participaban, pero con el paso del tiempo, nos terminamos enterando que preparan un acto en homenaje al Che en Aranjuez.

Son varias las reflexiones que vienen a nuestra mente en este momento.

  1. Que esta organización afín ha preferido ir con supuestos compañeros de viaje, ”compañeros” cuyo responsable político dijo en una asamblea de la extinta IU de Madrid y citamos textualmente a testigos directos, “la culpa de todo la tienen los hijos de puta de los comunistas”.
  2. Que esos supuestos compañeros, manejan como su cortijo, la agrupación local del PCE en Aranjuez, consentido ese manejo por el aparato regional del partido, llegando en algunas votaciones a aparecer militantes como las setas con las primeras lluvias.
  3. Que está organización supuestamente hermana, prefirió además ir junto con la coordinadora anti- fascista, dominada claramente por posturas anarquistas, que para nada tienen que ver con la postura que en su momento mantuvo el Che, y sin menospreciar al movimiento anarquista.
  4. Que está organización supuestamente hermana nuestra, no se comportó de forma fraternal ni comunista, con quién como nosotros, le invitamos a participar en el acto unitario, si tenía pensado de antemano la organización de un acto de esa índole, calló miserablemente, y si lo hizo posteriormente, amén de no corresponder a nuestra confianza, prefirió ir con los trileros de la política a colaborar con organizaciones afines, cada cual es libre de ir con quién desee, pero ya lo dice el refrán, Dios los cría y ellos se juntan.

Celebración del centenario de la revolución rusa

Apúntate la fecha del 20 de octubre

El viernes 20 de octubre tendrá lugar en el CAUM el acto central de la celebración del Centenario de la Revolución Soviética. El acto seguirá la linea de difusión de la trascendencia de la Revolución que ha estado detrás de todas las actividades del EEC durante el año. Estará a cargo de camaradas del EEC especialistas en historia y cuenta con la colaboración de invitados de renombre.
El CAUM está en Madrid, en la calle Atocha número 20. A las 19 horas!
No te pierdas un pedacito de la historia que cambió el mundo!!!

Homenaje a Ernest Che Guevara

El sabado 14 de octubre tendrá lugar el aniversario de la caída en combate de Ernesto Che Guevara

Pásate por la sala multifuncional de ciempozuelos Avda de Belen 39 a las 19 horas.

 

Exposición del centenario de la revolución de octubre de 1917

Del 7 al 15 de septiembre de 2017 pasate a ver la exposición de una revolución de la clase trabajadora y de la humanidad.

El sábado 9 de septiembre de 2017 a las 19:00 horas ven a ver la proyección de la película “La madre” basada en la novela de M. Gorki en la sala 17B

Dirección: Centro Cultural Isabel de Farnesio sala Juan de Villanueva c/  Capitán Angosto Gómez-Castrillón 39 Aranjuez

 

Descarga el cartel aquí

El materialismo histórico

Cinefórum: Cama y sofá (ménage à trois)

Cineforum 1

¿Qué podemos hacer?

Si hay algo que caracteriza la situación actual, tanto a nivel local como mundial, es la refinada perversión con que se manipula la realidad dando gato por liebre en envoltura de diseño. Gracias a las nuevas tecnologías, a través de la electrónica, de la informática y la publicidad, los poderes fácticos, ayudados por toda suerte de personajes corruptos – otrora “defensores” de la causa popular – han creado toda una suerte de intereses, de entramado mafioso, de corruptelas, que han destruido completamente la “ilusión democrática” para los ingenuos que aún creían en una clase dominante justa, equilibrada y benevolente (el amito bueno), con una reglas de juego iguales para todos y una justicia imparcial. Sin embargo, la amarga verdad, la cruda realidad que algunos se niegan a aceptar, la de que para mantenerse en el poder hay que ser implacable y despiadado va tomando forma.

La premisa de las doctrinas socialistas originales (aunque este término haya sido deformado y desnaturalizado por sus suplantadores y su propaganda) de que el poder corrompe y es por naturaleza corrupto, así como el que las clases dominantes, por su propia supervivencia tienen la obligación no sólo de matar y robar sino siempre que les sea posible, ocultar la realidad y adormecer y engañar a los dominados haciéndoles creer que viven en un “mundo feliz” sin conflictos es ahora perfectamente evidente para los que no estén ciegos de sectarismo y ofuscación. Véase por ejemplo los innumerables escándalos que jalonaron la época felipista como Filesa, Ibercorp, Gal, Roldán, Sarasola, Rubio y un largo etc., y en la era Aznarista con Ger-Cartera y BBVA, y otros muchos que tiene montado el PP. Por ejemplo la corrupción en Madrid por el gobierno de Esperanza Aguirre y los de Valencia, protagonizados por el presidente de la comunidad que es del PP. Y con Rajoy la Gurter; la Punica los Eres en Andalucía, y la financiación ilegal de PP. el rescate a los bancos y otros que iremos viendo, que muestra la verdadera faz de toda esa camarilla. Por no hablar de la sumisión al imperialismo yanqui, a las multinacionales, a los centros económicos de decisión mundial y a la desastrosa política económica, social, industrial, agrícola, pesquera, forestal, etc., que han destruido el tejido productivo, la organización de las clases trabajadoras y nos han entregado atados de pies y manos a los designios del gran capital internacional. Creer que esta sociedad, el capitalismo, es lo mejor, no solo revela ignorancia política, sino que además se tiene espíritu de esclavo. Ignorancia que ellos se encargan de propiciar a toda costa con toda suerte de mecanismos, haciendo creer que los “malos” son solo los que ellos dicen, o sea los que no aceptan el “orden” y la “paz social”, convirtiendo los conflictos sociales en meros “sucesos” para consumo de morbosos. El grado de perversión y manipulación de la realidad es tal que si Goebbels se levantara de su tumba, se quedaría impresionado de hasta qué punto el maquiavelismo político, aliado con la perversión semántica del lenguaje, le convertían de maestro en aprendiz de estos nuevos señores de la propaganda e intoxicación de masas.

Ciertamente, desde que los poderes fácticos del nuevo orden y sus cónsules locales han logrado aunar el aparato del estado (parlamento, gobierno o, jueces, ejército y policía) – al que ahora hay que incorporar también a los sindicatos – con los medios de comunicación (el llamado “cuarto poder”: radio, prensa y TV) y los corifeos del pesebre cortesano (pseudo-intelectuales, “periodistas” y plumíferos mediáticos de todo pelaje y condición, pseudos-científicos, tertulianos, y “expertos” varios en “esto” y lo “otro”, pseudo-líderes de la pseudo-izquierda, – ya sean políticos ó sindicales, etc,. Desde que esto es ya una realidad, con matices según latitudes, el tecno-fascismo es ya un hecho.

Una vez aunado todo esto en un arma de guerra psicológica, en un instrumento de propaganda unánime, totalitario y totalizador, en el que no se mueve una hoja sin permiso del jefe, el que solo se oye la voz de su amo; en una situación mediática en la que no se alza una voz discrepante, nada que sea “políticamente incorrecto”, que las protestas son acalladas por la barahúnda del sonido que emite el poder y el exceso deliberado de información tendenciosa y manipulada. Una situación en la que los trabajadores, lo que está al otro lado del poder, más bien frente a él objetivamente, debajo de él en realidad. Lo que antes se llamaba clases desposeídas y que ahora son un ente inexistente por arte de magia de la comunicación. Y son inexistentes porque la voz y la única voz no nos hablan de su existencia. La única voz que existe es una voz que utiliza la semántica para desvirtuar la realidad, para “nombrarla” de otra forma, para dar otras categorías y otros contenidos a la realidad según intereses del poder. Crear un rebaño dócil y unánime que repita como loros lo que le predican desde el nuevo púlpito electrónico de los mass-medias, la nueva iglesia.

Se pervierte el lenguaje y se oculta la realidad objetiva material tras una máscara ó corteza de realidad virtual expresada mediante un lenguaje falaz que solo interpreta los deseos de los poderosos y sus fieles perrillos falderos. El poder de la oligarquía y los plutócratas frente a los más débiles, no existen posibilidades de defensa, inermes ante la avalancha de los “medios”, sin cultura, sin medios económicos, sin poder político real, enfrentados a una ilusión “democrática” de paz y armonía social que no existe más que en los medios de comunicación de masas y se repite hasta en el arte y todas las manifestaciones ¿culturales?.

No hay más que ver los telediarios de cualquier cadena de T.V. (todas tanto públicas como privadas están controladas por el entramado monopolístico) la tele-basura alienante en general y los telefilmes yanquis colonizantés de apología de la violencia fascista y el darvinismo social calvinista.

Las mal llamadas “tertulias” de la radio y de las TV (todas están controladas por el capital o la iglesia que viene a ser lo mismo) de la prensa burguesa. No hay más que observar lo anterior, digo para comprobar que solo hay una sola voz: la del régimen monárquico neo-franquista, capitalista, burgués y pro-imperialista. Abiertamente anticomunista, anti popular y anti cualquier filosofía colectivista e igualitaria, es decir opuesta a todo discurso que represente los intereses de los sin voz, los sin patria, los trabajadores. En suma los no propietarios ó desposeídos ó como queramos llamarlos; si estos términos os suenan trasnochados como dice la propaganda capitalista, pero se da la circunstancia de que esta clase, que en unos países será más homogénea, en otros esta subdividida en estratos escalonados de diferente entidad que harán creer a algunos que no son pobres porque posean algunos objetos de consumo, a pesar de estas diferencias más aparente que reales, esta clase que tiene en común en todo el mundo que no poseen los medios de producción de riqueza, y por tanto el poder político real y los medios de decisión sobre su suerte sobre el futuro, en definitiva el control sobre sus vidas. Esta clase globalmente considerada sigue siendo el 99% de la humanidad. Es la clase que engorda, mantiene y hace posible el lujo, el despilfarro y la depredación del planeta por parte del 1 % restante que nos quiere convencer que hemos llegado al cenit de la civilización y que seguir hablando de lucha de clases, de transformación social, de revolución y todo eso es un anacronismo. Porque según ellos con la caída del muro de Berlín y los países del Este de Europa ¡se demostraba “matemáticamente ” las bondades del sistema capitalista y la inviabilidad y quimera de las utopías socialistas! Si no fuera porque han ocultado toda posibilidad de debate público mediante los trileros y tahúres que colaboran con los ideólogos del poder en los “mass media” esta falacia descomunal hubiera sido desmontada rápidamente.

Pero resulta que la mayoría de los que defendían la causa de los proletarios, los “cuadros”, líderes, liderillos, y simpatizantes de nuestra causa se han transformado en sanguijuelas cómplices, se han pasado con armas y bagajes al enemigo, unos porque siempre fueron submarinos de la reacción, otros porque simplemente eran agentes infiltrados en nuestras filas, unos por pusilánimes y cobardes y otros porque sencillamente han puesto su alma en venta, lo cierto es que nadie se enfrenta resueltamente a este estado de cosas y se atreve a llamar las cosas por su verdadero nombre. Nadie quiere arriesgarse a ser condenado a las tinieblas exteriores. Todos los que podrían alzar su voz prefieren contemporizar, coger la limosna, las treinta monedas y hacer de tripas corazón. Gozar del relativo confort de los aledaños del poder antes que volver al frío de la verdadera oposición. Pero a pesar de todas las milongas que nos quieran vender y por mucho que se llenen la boca de democracia está la mayoría de una clase que sigue existiendo, sin conciencia de sí, dividida, desorientada, enfrentada, confusa, perdida y asustada más que nunca. Pero dando la vida y la existencia a sus patrones, a los que parasitan sobre ella, es decir a la burguesía y a la legión de sanguijuelas y vampiros cómplices de la misma, todos aquellos que estaban a nuestro lado cuando había esperanza de victoria y ahora cuando alguien diagnostico la derrota final y el fin de la historia han perdido el culo para pedir trabajo como mamporreros del poder.

Lacayos y cipayos de la peor especie que vendieron su alma al diablo, renegados que hoy se ufanan de sus prebendas, conseguidas por su traición. Esta desbandada dejó huérfana a una clase acostumbrada a ser dirigida y pastoreada desde antiguo, menor de edad, con la psicología del siervo, incapaz de pensar por sí misma y en nuestro país arrastra además una larga historia de derrotas, de terror desatado sobre ella y de cuarenta años de dictadura militar, y otros treinta y cinco de secuestro de la democracia. Todo hace pues muy difícil el despertar soberano y libre, el momento de erguirse sobre la inmundicia y el sopor reinante para organizar un frente común consistente y organizado.

¿A quién le extraña, pues que la desesperanza y el derrotismo sean la tónica dominante? Solo se alzan los pocos grupúsculos voluntaristas, resto del naufragio, que han abandonado toda ideología social y se dedican a prácticas reformistas cuando no a aparentar un radicalismo que solo lo es en las formas. Arrastran todos los vicios de lo anterior y nadie presta atención a la elaboración de una teoría y una base unitaria que dé respuesta a los problemas de hoy entre otras cosas porque ellos también aceptan la teoría de que no hay salida estratégica y su práctica lo demuestra.

¿Cómo competir por otra parte con el formidable poder de los “mass medias” actuales?. De los políticos vendidos que usan su prestigio y popularidad para su función de hipnotizadores, domadores de circo, trileros ó bufones. De los sindicatos vendidos a la patronal e incorporados al sistema. convertidos en nuevos verticales: de toda suerte oportunistas, corruptos y mal nacidos que sólo buscan su enriquecimiento personal mientras predican sacrificios, prudencia, mansedumbre para los trabajadores y clases populares que se empobrecen a ojos vistas mientras aumentan sus posesiones los nuevos ricos y los de siempre no tienen ya sitio para su riqueza, mientras falta hasta el agua, pronto lo hará el aire que respiramos hasta que nos achicharremos por el efecto invernadero mientras ellos se irán a expoliar otro planeta en alguna nave que por supuesto construiremos nosotros.

¿Seremos capaces de auto-organizarnos sin luchas intestinas, de vertebrar una contestación social que ponga freno a los abusos del poder?. No se trata de lograr solo mejoras coyunturales; de perfeccionar el sistema de nuevo. Hay que acabar con el de una vez. Pero para eso hace falta salir de la situación de inferioridad y de pereza mental, de dependencia psicológica y emocional de líderes, padres y poderes diversos, influencias del pasado recuerdos de malas experiencias y derrotismo. Hay que perder el miedo y la fascinación por los amos. Hace falta en una palabra ser adultos, mayores de edad, soberanos, libres, tener dignidad, dejar de jugar a crear capillas, a ser cabezas de ratón y ver diferencias en lo que sólo son matices y diversidad.

Hay que recuperar el discurso de clase como discurso unificador y unitario. Como base organizativa. Pero sin repetir como loros viejos esquemas doctrinales. Olvidando las miserias del pasado y basándonos en la realidad actual. Sigue existiendo la clase trabajadora frente a la burguesía y si hace falta definirlo de otra forma para combatir el desprestigio del lenguaje crítico revolucionario no debe ser un obstáculo. Lo importante es la esencia. De nada sirve una fraseología ortodoxa que no llega a nadie y si además ha perdido de vista los contenidos y el método materialista de análisis. La dialéctica no es “adaptarse” a los tiempos pasándose de bando de los posibilitas reformistas ó mantener una actitud cerrada en dogmas apolíticos y en fraseologías incomprensibles para la población actual, que la mitad por su juventud e incultura les es ajena y a la otra mitad ha sido “tratada” con la “democratitis” comunicacional y les suena absolutamente marginal. La cuestión es adaptarse a las nuevas reglas del juego manteniendo nuestra capacidad de análisis de la realidad, y nuestra independencia de clase, defendiendo lo material lo objetivo, sabiéndolo diferenciar de lo subjetivo de nuestros deseos y teniendo la habilidad de transmitirlo en un lenguaje popular accesible, extendiendo la comprensión de la realidad y generando confianza y autoestima colectiva, es decir, lo que siempre se llamó conciencia de clase. Que quiere decir conciencia del poder real, la capacidad y el futuro histórico y conciencia de las relaciones sociales, de los conflictos sociales y su adecuada interpretación. Saber distinguir los amigos de los enemigos y cuáles son los verdaderos intereses que cada uno como individuo tiene en el seno de su clase. No el falso interés que le han hecho creer sino el que le beneficia estratégicamente. Y eso no es difícil demostrarlo siempre que previamente estemos convencidos, claro. Hay que recuperar el sentido de la manoseada palabra democracia; esto es, el poder del pueblo, el gobierno del pueblo por el pueblo, es decir el autogobierno, autogestión ó auto-administración sin intermediarios de nuestra propia vida. Todo lo que no sea coger las riendas de nuestro destino sin dejarlo en manos de nadie y organizarnos junto a los que están en nuestra misma situación sea los que como nosotros, la mayoría no tienen para sobrevivir más que su fuerza de trabajo, no será más que seguir siendo esclavos enajenados. Aunque unos tengan coches y otros no. Aunque unos tengan vivienda (unos más grandes que otros) y otros no. Aunque unos estemos en el paro y otros tengan empleo fijo incluso de por vida en el estado. Incluso aunque unos se sientan privilegiados frente a los inmigrantes ó a los más pobres y desesperados de la periferia; no hay que olvidar que en África, Asia, América Latina, y países del este de Europa sigue habiendo ricos y pobres. Y todos independientemente de la situación, personal y familiar relativa tenemos en común que somos la mayoría de la población del mundo. Una mayoría de desposeídos (aunque en diferente grado) por el capital depredador mundial la contradicción principal sigue siendo los que viven de su trabajo frente a los poseedores del capital privado. Los pequeños propietarios que han acumulado un pequeño capital con su trabajo y el de sus familiares ó la explotación de algún asalariado que se creen a salvo de esa fatídica ecuación tendrán que elegir de qué lado están, cual es su futuro y qué sociedad desean.

Es nuestra responsabilidad diseñar un modelo de sociedad que entusiasme, que convenza y que haga deseable incluso dar la vida por que se haga realidad para la mayoría antes que agonizar lentamente en un mundo sin esperanza. Si no somos capaces de construir alternativas, de diseñar un futuro digno y creíble que compita con ventaja con el discurso conformista reinante, no habrá ningún futuro ni para nosotros ni para nuestros hijos, ni siquiera para la vida sobre el planeta. Esa es la única solución.

Quienes estén de acuerdo con todo ó con parte de lo dicho más arriba que se ponga en contacto con nosotros que todavía creemos en la dignidad y en la utopía, para debatir y tratar de generar un movimiento anti-capitalista y anti-imperialista, El SOCIALISMO.

Janus

8 de marzo: las mujeres de la clase trabajadora tenemos motivos de sobra

El 27 de febrero de 1917, (8 de marzo de nuestro calendario), el hambre, el frío y los desastres de la I Guerra Mundial movilizaron a las obreras de Rusia. Las huelgas y manifestaciones, especialmente intensas en Petrogrado, juntaron a multitud de trabajadoras y esposas de soldados que exigían “pan para nuestros hijos” y “el retorno de nuestros maridos de las trincheras”. La fecha no era casualidad. Desde 1911 se manifestaban ese día, desafiando el despotismo zarista y su aparato represivo, en respuesta al llamamiento del II Congreso Internacional de Mujeres Socialistas, celebrado un año antes en Copenague. Allí, a petición de Clara Zetkin, se había acordado fijar una fecha para conmemorar la lucha internacional de las mujeres por el socialismo, inspiradas en la huelga que en marzo de 1909 habían protagonizado las obreras de una fábrica textil de Nueva York, en la que murieron 140 trabajadoras debido al incendio provocado por los patronos. Para mujeres rusas, ese 8 de Marzo (o 27 de febrero) de 1917 fue el preludio de una revolución en la que ellas mismas tomaron en sus manos los mecanismos de su liberación, como mujeres y trabajadoras, y los pusieron a funcionar.1

Hoy no es 1917, las cosas han cambiado tanto en Rusia como en el resto del mundo; pero los motivos que sacaron a la calle a las mujeres de Petrogrado y tantas otras en el resto de Europa en aquellos inicios del siglo XX, persisten: tenemos el voto, sí, pero nos falta pan y nos sobran guerras. Aquí y en otros países, nuestros sueldos no llegan en muchos casos para dar a nuestros hijos una alimentación adecuada o la calefacción suficiente en el invierno; ni siquiera el techo que nos cubre está garantizado, como no lo está -y cada vez menos- una atención sanitaria y una educación públicas, una futura pensión de mera subsistencia o el empleo mismo, que no pasa de trabajos a tiempo parcial (el 75 % son femeninos) y, en algunos casos (sector limpieza, por ejemplo) sin cobertura social. El cuidado de los niños y mayores y otras personas dependientes en nuestras familias sigue recayendo en la mayoría de los casos sobre nosotras, sin ayudas públicas, del mismo modo que las tareas domésticas; por eso trabajamos, de media, tres horas más al día que nuestros compañeros ¿Sorprende que seamos menos las mujeres trabajadoras en las organizaciones sindicales, vecinales, culturales… o en las concejalías de nuestros municipios? ¿Será que necesitamos también una cuota de clase a añadir a la de género?

En nuestro país, los derechos reproductivos tampoco están, en la práctica, al alcance de todas las mujeres, aunque en 2014 nuestra movilización paró el proyecto de Gallardón de acabar con todos ellos de un plumazo.2 En otros países cercanos, donde la Iglesia católica también es todopoderosa, la lucha de las mujeres continúa por la despenalización del aborto. En Polonia, el “lunes negro” del pasado 23 de septiembre logró parar el endurecimiento de una ley ya de por sí restrictiva con manifestaciones masivas. En Irlanda continúan con las movilizaciones. En los EEUU, los estados gobernados por los republicanos llevan ya varios años realizando una embestida brutal contra los centros de planificación familiar, que afecta de manera especial a las de clase trabajadora, incluidas las inmigrantes. Estos ataques también están teniendo respuesta por parte de las mujeres, aunque el gobierno federal, en las dos legislaturas de Obama, no movió un dedo para apoyarlas. Sin salir del continente americano, hay Estados donde las mujeres están despojadas de derechos reproductivos, incluso, tristemente, en aquellos que han estado dirigidos por una mujer, como Argentina y Chile.

Allí donde nos quitan derechos laborales y sociales que habíamos conseguido con nuestra lucha, los reproductivos también se ven amenazados. Para que no protestemos y demos pasos para cambiar este orden de cosas, los aparatos represivos y judiciales de los Estados están criminalizando la protesta social y laboral, cercenando nuestro derecho a la palabra, con fuertes multas e incluso la cárcel. Pero también la violencia contra nosotras, por el hecho de ser mujeres, cobra nuevos bríos, máxime si somos pobres, inmigrantes u homosexuales. Llámense humillaciones, abusos, violaciones, maltrato de pareja, tráfico de mujeres o asesinatos, la violencia machista, racista y homófoba no remite y en algunos lugares alcanza cotas que alarmarían si las víctimas fuesen otras. En este punto hemos de recordar a las 55 mujeres que fueron asesinadas en España por sus parejas o ex-parejas en 2016 (las 5 que las han seguido en febrero de este año); las 200 que de media mueren anualmente en Argentina, o las miles que han dejado la vida en los feminicidios (crímenes impunes) de México o de Honduras. En este último país, el aumento de la violencia producido tras el golpe de estado de 2009, promovido por la Casa Blanca siendo Hillary Clinton secretaria de estado, ha provocado la huida hacia los EEUU de mujeres y niños que han sido recibidos con la cárcel y la repatriación sin aplicación del derecho de asilo.3

Por otro lado, persiste la guerra, la abierta y la encubierta, que mata y arruina la vida de millones de personas, también la de muchos soldados, ya que no debemos olvidar que es nuestra clase fundamentalmente la que aporta la carne de cañón. Tampoco deberíamos pasar por alto que nuestro país, y otros de la Unión Europea, forman parte de la OTAN, que, comandada por los EE.UU, directa o indirectamente está apoyando las guerras de esta última potencia imperialista en Ucrania, Afganistán, Irak, Libia, Siria, Yemen, Somalia …, justo los países de los que proceden los refugiados que nuestros gobiernos no sólo rechazan sino que también criminalizan. Últimamente vemos cómo los partidos de la izquierda reformista, el feminismo liberal y las organizaciones de derechos humanos, se rasgan las vestiduras porque Trump ha vetado la entrada a los EEUU de ciudadanos procedentes de estos países. Sin embargo, no vociferaron contra la destrucción a que han sido sometidos durante años, o contra las órdenes que en este sentido también firmaron presidentes anteriores, incluido Obama.4 Por ello resulta ofensivo que mujeres del partido demócrata norteamericano, que se han manchado las manos en esta escalada bélica, se muestren de repente como defensoras de los derechos humanos. Madeleine Albright, sin ir más lejos, tuvo la osadía de protestar contra la orden de Trump diciendo que se iba a registrar como musulmana. Nosotras le aconsejamos que se registre como bebé iraquí (los que murieron a porrillo por culpa de sus sanciones).

Tampoco las altas figuras masculinas y femeninas que ahora protestan tanto por la xenofobia y la misoginia de Trump se tiraron de los pelos, ni convocaron manifestaciones masivas durante todos estos años, ante el sufrimiento de cientos de miles de mujeres, niñas y niños también, la mayoría pobres, que en los escenarios de sus guerras han quedado reducidas, horriblemente, a ser juguete de los ogros, gracias a que EEUU y sus aliados han favorecido el avance del fundamentalismo islámico y la rapiña de las fuerzas ocupantes.5

Toda esta barbarie persiste y aumenta porque persiste el modo de producción y dominación que lo hace posible: se llama capitalismo, y sus gestores, quienes se apropian de la riqueza que nosotras y nosotros generamos, son la clase capitalista, la burguesía y sus lacayos, que representan, por cierto, más del 1% de la población. Ni la explotación a la que estamos sometidas como trabajadoras, ni la opresión que llevamos muchos siglos soportando como mujeres, podremos superarlas si no dirigimos nuestra lucha contra el sistema capitalista y los sistemas de dominación y opresión que promueve, para construir el socialismo. Lograr este objetivo pasar por que creemos y extendamos los lazos de solidaridad entre nosotras y nosotros, dentro y más allá de nuestras fronteras. La clase capitalista sabe que la unidad y la solidaridad es la clave de nuestro avance, por eso, con sus poderosos medios de difusión ideológica, se empeña en dividirnos: poniendo a las nacionales contra las inmigrantes, a las desempleadas contra las empleadas, a las fijas contra las eventuales… Llegan al descaro de llamarnos “privilegiadas” a las que tenemos un empleo teóricamente estable.

Para construir esta solidaridad, es necesario también que el 8 de Marzo vuelva a ser una conmemoración de la lucha de las trabajadoras y sus organizaciones, pues somos la mayoría de las mujeres y las que sufrimos más, tanto la explotación capitalista como la dominación patriarcal. Desde que en 1975 la ONU declarara oficialmente el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer, la reacción conservadora y la hegemonía del feminismo institucional de corte liberal han contribuido a despojarlo de su originario carácter de clase y combativo, para convertirlo en una fiesta, sin más, con su manifestación de rigor en las capitales, que pasa sin mayor gloria, y los actos académicos y culturales que se programan. Algunas hemos comprobado con horror cómo en nuestros municipios el Día de la Mujer, cooptado por los gobiernos locales, se ha convertido en una especie de Día de la Madre, con la organización de talleres de cocina, macramé, auto-ayuda, excursiones, y todo lo que refuerza los estereotipos de género que reproducen la subordinación femenina. Justo lo que, como feministas marxistas, rechazamos.

En el Espacio de Encuentro Comunista nos hemos comprometido con esta reflexión y línea de acción, a las que invitamos a sumarse a todas las -y los- camaradas, y las organizaciones de clase -partidos, sindicatos, asociaciones de mujeres…- Hagamos del 8 de Marzo -y del 1 de Mayo también-, el día de las trabajadoras y los trabajadores.

Comisión de feminismo del EEC

Marzo de 2017

1 En el EEC conmemoramos el centenario de la revolución soviética con una serie de actos y exhibiciones de materiales escritos, fotográficos y audiovisuales, incluida una línea del tiempo con los principales acontecimientos entre 1917 y 1921, que invitamos a consultar en http://encuentrocomunista.org/centenario1917/

2 Informe sobre derechos sexuales y derechos reproductivos elaborado por la Coordinadora Estatal de Organizaciones Feministas, publicado en 24 enero 2017.

3 Sólo unas cuantas concesiones para salir en los periódicos. La violencia sexual y asesinatos machistas en Honduras aumentaron más de un doscientos cincuenta por cien entre 2005 y 2013, aunque es también especialmente grave en Guatemala y El Salvador, según el Center for Gender & Refuge Studies.

4 Por esto y por la deportación de más de dos millones de trabajadores inmigrantes (de Centroamérica, en su mayoría), el primer presidente negro se ganó el sobrenombre de “deporter-in-chief” (deportador en jefe). Véase, entre otros, Sarah Lazare, “Obama’s lethal deportation machine: Trump’s anti-immigration measures are intense, but nothing new”, Salon (11/2/17).

5 En Libia, por ejemplo, que era un Estado laico, las mujeres superaban ligeramente a los hombres en las universidades, podían divorciarse, trabajar, tenían la sanidad garantizada y permisos de maternidad pagados, entre otros derechos; ahora son pasto del ISIS.